En esta ocasión nos desplazamos hasta el concello de A Pontenova a recorrer la Fraga de As Reigadas. Esta ruta lineal discurre por caminos denominados “de pescadores”, se encuentra ubicada dentro del área de “Río Eo, Oscos e Terras de Burón”, declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Iniciamos la ruta en la pequeña ermita de la aldea de Barreiros, zona de pastizales dedicada a la ganadería. El descenso hasta adentrarnos en la fraga de As Reigadas es bastante pronunciado. Para acceder al curso del Rio Reigadas hay una zona de escalones de tierra y cuerdas que nos ayudan a no resbalar, nos desviamos 60 metros para visitar la Fervenza do Pozo da Chamosa, en este ambiente húmedo brotan en la paredes verticales unos  helechos espectaculares. Seguimos la senda hasta el puente de Paradela, ascendemos por un tramos de asfalto y retomamos la senda adentrándonos en la Fraga de Vilarxuvin, al igual que en el tramo anterior el paisaje es precioso, en los tramos más resbaladizos hay cuerdas donde agarrarse y numerosos puentes para cruzar el rio.

Antes de uno de estos puentes nos desviamos para ver la Seimeira do Muiño, un poco antes se conserva un antiguo molino de agua. Dejamos el cauce del rio y tras una pequeña subida vemos la aldea de San Pedro de Bogo. Descendemos hacia la Ferreria de Bogo. 

La herrería  fue fundada, en el año 1534 por el hidalgo Pedro de Miranda, para explotar el hierro de estas tierras, a orillas del río Reigadas. Estuvo en funcionamiento hasta finales del siglo XVIII, en que quedó afectada por un incendio. Este conjunto etnográfico comprende: un pequeño embalse con una cascada y el canal de alimentación para desviar el agua del río hacia el banzado, la fragua con mazo y fuelles y una pequeña central eléctrica.
 Por una empinada cuesta llegamos a la aldea de San Pedro de Bogo, parte de las casas de piedra con tejados de pizarra están restaurándose, llaman la atención  sus grandes hórreos cuadrados y rectangulares. Volvemos al rio pasando por Machuco donde está la casa de turismo rural Casa do Fidalgo.

El último tramo hasta A Ermida es por pistas asfaltadas. En esta ocasión no pudimos parar y saludar a Manolo en su tienda-bar por estar cerrada.

http://www.xn--clubmontaacaxado-fub.es/index.php/fotos