Arquivos da categoría: Club Montaña Caxado

Aventura de Altura

Día 22 de agosto:

Llegamos a Chamonix a las 09:00 un grupo formado por tres integrantes del club de montaña O Caxado (Jose, Luy y Mito) y un compañero del club de montaña vallisoletano (Félix). A las 10:00 subimos a Aiguille du Midi (3.842 m) utilizando los medios mecánicos del teleférico.

Una vez en la estación superior de la Aiguille du Midi, nos dirigimos a un túnel excavado en la nieve para realizar la bajada al refugio de Cosmiques. A través de una arista bastante aérea alcanzamos el valle blanco donde nos estaba esperando otro compañero del club de montaña O Caxado (Nacho), que había llegado el día anterior.

En más o menos 40 minutos alcanzamos el refugio de Cosmiques (3.613 m). Nos registramos e informamos de las condiciones de la ruta de acceso al Mont Blanc por los tres montes (o ruta de los cuatro miles). Según la información que nos proporciona la guarda del refugio, nos encontraremos con unas condiciones bastante delicadas, sobre todo en la subida al collado del Mont Maudit. Por ello decidimos desayunar a las 00:00 para salir cuanto antes del refugio.

Nos sirven la cena a las 18:30 y a las 19:15 ya estamos metidos en nuestras camas para poder descansar lo máximo posible para el duro día que nos espera.

Día 23 de agosto:

Desayunamos y nos preparamos para salir. Sobre la 01:45 salimos del refugio dos cordadas (3 personas en una y 2 en otra) listos para una dura jornada.

Las condiciones de la nieve y el hielo se van cumpliendo según la información recibida el día anterior. La subida al hombro del Mont Blanc de Tacul es técnicamente sencilla salvo 3 grietas. Una de ellas que debemos sobrepasar mediante los dos tramos de escalera que se encuentran colocados en la misma y las otras en las que los puentes de hielo existentes suponen un peligro evidente de caída al interior de la grieta.

Tras pasar el hombro del Tacul (4.074 m), nos espera la parte más técnica de la ascensión. Descendemos ligeramente antes de atacar el collado del Mont Maudit. En un primer momento nos dirigimos a la derecha por una ladera con una fuerte pendiente y gran riesgo de caída. Pronto divisamos una enorme grieta, la cual bordearemos hasta encontrar un puente muy estrecho sobre la misma, el cual se encontraba roto en el extremo opuesto a nosotros. Allí nos encontramos con una cordada de dos chicos españoles que se habían dado la vuelta porque no lo veían claro. Nosotros decidimos cruzar el puente y continuar hasta cumbre. El puente nos impresionó a todo el grupo, realmente era un puente muy estrecho con un tramo que sería necesario saltar para alcanzar el otro lado de la grieta. Teníamos todos la preocupación de como se encontraría este puente a la vuelta debido a la subida de temperatura que se produce con el sol y la mayor dificultad de pasarlo hacia el otro lado, ya que en el descenso se debe saltar hacia el puente y no desde el puente como en la ascensión.

Tras pasar la grieta, nos dirigimos hacia la izquierda y nos percatamos del peligro que existía por desprendimiento de piedras, es más, en un momento pudimos ver incluso caída de alguna piedra por debajo de nuestra posición. Continuamos hacia la derecha otra vez para salvar otra grieta y comenzar a subir el último tramo hasta alcanzar el collado del Mont Maudit. En esta zona nos encontramos con una rampa de fuerte pendiente en la que se había colocado una cuerda fija para asegurar la ascensión.

Una vez en el collado del Mont Maudit (4.356 m) ya podemos ver la cima del Mont Blanc. En este punto las fuerzas empiezan a flaquear, la altitud y lo duro de la ascensión comienza a pasar factura. Varios de nosotros empezamos a sentir los efectos del mal de altura y sentimos un gran cansancio agravado por la baja concentración de oxígeno en el aire, lo cual hace que cada paso que demos suponga un gran esfuerzo. Al menos, la parte más técnica de la ascensión ya está hecha y sólo resta una larga y dura caminata salvando las últimas rampas hasta la cima. La pendiente de las rampas es bastante fuerte para nuestro estado físico, pasito a pasito, y muy poco a poco seguimos remontando hasta que, a las 12:25 alcanzamos nuestro objetivo, la cima del Mont Blanc (4.810 m) el techo de los Alpes y de la Unión Europa.

Debido al retraso en el horario previsto, decidimos que regresar al refugio de Cosmiques no era la mejor idea. Por lo tanto, descendemos por la vía normal de ascenso, con la esperanza de encontrar sitio libre en el famoso refugio de Gouter. El descenso se hace muy duro debido al cansancio acumulado, pero tras recorrer la arista cimera y pasar el domo de Gouter llegamos al refugio, situado en la parte alta de la arista de mismo nombre.

Día 24 de agosto:

Tras pasar la noche en el refugio de Gouter, durante la cual estuvo nevando fuertemente acumulándose unos 10 cm de nieve, nos dirigimos hacia el Nid D’aigle para bajar a Chamonix utilizando un tren de cremallera y un teleférico. Para ello bajamos por la arista nevada de Gouter, atravesamos la famosa bolera, pasamos por Tete Rousse, y descendimos finalmente al Nid D’aigle.

 

Campaña de socios/as

Xa e posible renovar a afiliación o club, así como de renovar a licenza federativa.

Non o deixes pasar  fedérate, para poder practicar deporte con seguridade.

FAITE SOCIO

Mushing

Esta fin de semana celbrouse en As Pontes o I Mushing Lago de As Pontes, como debia de ser o club O caxado estivo alí colaborando cos organizadores para que todo saíse perfecto. Unha gran competición que logrou reunir o mellores competidores de todo galicia, nas desciplinas de bikejoring, patín e canicross. esta proba era puntuable para o campionato galego de Mushing.

Dentro desta competición na proba popular tiñamos unha participante moi especial, a única pontesa e secretaria do club O Caxado ELENA LÓPEZ SECO a cal desexamos darlle a noraboa posto que rematou nun merecidísimo 2º posto da clasificación, cun tempo de 12 m. e 07 seg.

VITICULTURA HEROICA Y ROMANICO GALLEGO

Retomamos actividades desplazándonos de nuevo a la Ribeira Sacra do Miño. Iniciamos la andaina en las proximidades de la iglesia de Nogueira de Miño, al poco se encuentra un mirador desde donde contemplamos el tramo de rio entre el pueblo de Belesar y el inicio del gran meandro conocido como Cabo do Mundo.

Descendemos hasta el rio y lo vamos remontando por su margen derecho cruzando en ocasiones a través de las viñas, en toda la zona las cepas están alineadas sobre muretes de piedra que forman escalones llamados Socalcos, que datan de la época romana. Encontramos viticultores realizando la vendimia. Llegamos al pueblo de Belesar que tiene la peculiaridad de estar dividido en dos barrios por el curso del Miño, un barrio en Chantada y pasado el puente en O Saviñao, este es un paso histórico por donde pasa el Camino de Invierno.

Pasado el puente iniciamos la subida hasta la iglesia de San Paio de Diomondi, por la antigua calzada romana, entre carballos y castiñeiros que crecen en las antiguas terrazas dedicadas en otra época al cultivo del vino. Este tramo se sube en ziz-zag y  se conoce como Los Codos de Belesar. Llegamos a la considerada perla del románico gallego, la Iglesia de San Esteban de Ribas de Miño, en esta ocasión solo la podemos contemplar por el exterior. Hasta pasar la presa de Belesar tenemos un tramo de asfalto, lo que no desmerece la ruta en su conjunto, retomamos un sendero y  rematamos  la andaina con un pequeño refrigerio en un refugio-bodega  característico de esta zona de Chantada, son pequeñas construcciones cuadradas de piedra de una planta y con cubierta de teja del país.

De nuevo dar las gracias  por las atenciones y hospitalidad a Pepe “Chantada”

Ruta muy recomendable conjuga Patrimonio cultural, paisajístico y vinícola.

 

Camino al Pasado

El concello  inauguró los nueve kilómetros correspondientes a la mitad de la senda perimetral que bordea el lago artificial creado por Endesa, después del cierre de la mina a cielo abierto.

Se puede disfrutar de este espacio para practicar cualquier deporte, aunque según indican los carteles en las dos entradas con las que cuenta esta senda quedan prohibidos vehículos a motor.

Deseamos invitar a todos/as los que deseen disfrutar de un enclave único y preciso se acerquen a dar un paseo  para contemplar este paraje. Hay instaladas varias mesas interpretativas durante el camino, así como algunos carteles con fotos de los lugares desaparecidos durante la explotación de la mina.  Un cartel en el observatorio de aves con el cuenta el recorrido delante de una isla creada especialmente para las aves y su puesta de huevos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que vostede teña a mellor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando o seu consentimiento para a aceptación das mencionadas cookies e a aceptación da nosa política de cookies, pinche no enlace para maior información.

ACEPTAR
Aviso de cookies